El mirador del cielo


Como cada sábado, te espero en el banco donde nos sentamos a merendar desde el día en que nos conocimos. “El mirador del cielo” como terminamos llamándolo.

He traído los dulces que te gustan. ¿Por qué no vienes?

Mientras sigo esperando, ya bien entrada la noche, un hombre de mediana edad se aproxima, mirándome con una extraña expresión de tranquilidad y enfado.


−¿Qué haces aquí? −pregunta como si me conociera.

−Espero a mi señora, quedamos para comer pasteles.


Al oírme sus ojos se llenan de lágrimas. Me cuenta que moriste hace años. Me pide que no vuelva a esperarte.


10 comentarios:

Angelical dijo...

Jué chico, qué escuetito. La historia pierde toda la magia y toda la gracia por acabarla de sopetón ¿Y la impaciencia de la espera?¿Y la soledad de ese banco no compartido? ¿Y los recuerdos olvidados? ¿ Y esa reacción a la pérdida? ¿Y la complicidad del que irrumpe en esa realidad? Sinceramente creo que te ha dejado todo el meollo fuera de las letras :(

Generación Zero dijo...

Con lo bien que empieza... que cosa tan triste padre!! :_(

Deprisa dijo...

Hay dos cosas que el ser humano nunca acepta:
- La muerte
- El envejecimiento.

Bonito relato.

Un beso y encantada de conocerte,
Laura

Ángel Vela (palabras) dijo...

Olvidé comentar, angelical, que se trataba de un ejercicio de taller. Escribir algo en base a la foto de unas 100 palabras. Lo dije por facebook pero por aquí se me pasó.

Obviamente el texto daría para más, pero con 100 palabras no se podía hacer mucho. Igual algún día me lo planteó. Creo que puede salir un simpatico relato de aquí.

Nos leemos. Un beso.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Si, hija mía, la vida es muy jodida a veces, y las cosas llegan como llegan.

Lo cierto es que surguió acordandome de la abuela de un colega con alzheimer, fui testigo de un momento similar a este. La verdad es que dudo que pueda olvidarlo. Estas cosas te parten el alma.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Saludos, Laura. Encantado de conocerte y de tenerte por aquí.

Y contento de que te gustara el textillo ;)

Nos leemos. Un beso.

dafd dijo...

Alguna vez tendrás que contarnos por qué ese desconocido tenía lágrimas en los ojos. Y por qué se preocupaba del protagonista diciéndole que no volviera a esperarla. No está mal para ser tan cortito.

Ángel Vela (palabras) dijo...

El desconocido es su hijo, que busca a su padre con alzheimer. Es lo que completa el micro y le da dualidad al drama. Supongo que pierde bastante dimensión si esto no se pilla. Pero ya que el propio viejo es el narrador tenía que ser así.

Como dije a angelical, igual un día de estos lo revisito y le hecho algunas palabrillas más.

Nos leemos ;)

Melodie Rodríguez dijo...

Buenos días Ángel.
Sin lugar a dudas, tu forma gramatical de expresarte me recuerda a la mía. Asimismo, la temática del relato también me recuerda a la mía, válgame la redundancia. Me encanta esa vuelta de hoja en los finales, nos deja al lector totalmente anonadados. ¡Magnífico! Escueto pero profundo.

Ángel Vela dijo...

Contento de que te gustará, Melodie. Espero que sigas dando con textos de tu interés. Yo siempre suelo recomendar las cartas, (que creo que leíste la más peculiar), pero también creo que hay algún micro que merece la pena echarle un ojo ;)


Servicios de corrección y lectura profesional

Antología de Sevilla Escribe

Banner

Banner

Seguidores

Últimos comentarios

Curriculum literario

Nacido en Sevilla, en 1976. Miembro fundador del colectivo literario "Sevilla escribe", tertulia, taller y blog comunal. He publicado relatos, reseñas y algun que otro articulo en revistas virtuales y portales literarios (Ngc3660, Sedice, Ocio Joven, Ocio Zero, Prosófagos, Fantasia Epica, Yolie. com y La biblioteca fosca).

Además de colaborar con las actividades del taller y en algún que otro foro o revista literaria, estaba escribiendo una novela de corte medieval por entregas en un blog que a día de hoy está en barbecho: "Tortuosos senderos de fe" (elegida blognovela de oro de otoño y de invierno 2009, por los pobladores de blognovelas. com). Colaboro eventualmente en el portal literario Ocio zero como columnista.

*Ganador del "XIII Certamen literario de declaraciones de amor de Paradas" (2009) con Amor nefando”


*Ganador del "VIII Concurso de cartas de amor y desamor de Gines” (2009), con “¿En verdad crees que me es del todo ajeno?”

*Semifinalista del “V Certamen de Cartas y Poemas de Amor Rumayquiya (2010) con "Deseando amar", que pasó a formar parte del libro "Catorce de Febrero" .

* Mis microrelatos: "Historias", "Genaro" y "2046", fueron seleccionados para formar parte de la ecoagenda del 2011 de la Consejería de medio ambiente.

* Semifinalista del "VI Certamen de Cartas y Poemas de Amor Rumayquiya" (2011) con "Para el papá de Laurita", que pasó a formar parte del libro "Besos de acíbar y miel".
Mi foto
Ángel Vela
Ver todo mi perfil

Editoriales